OCHO APELLIDOS CATALANES: ELS SERRANET

Como todo vasco* de pro, estaba yo en mi cabaña de Getxo, cortando troncos y bebiendo txakoli, cuando algo activó mi sentido vasconido. Rápidamente entoné un irrintzi, el grito de guerra vasco, que retumbó entre las montañas y llegó a todos mis paisanos.

–¡¡¡Aiaiaiaieieeie!!! –exclamé, que más o menos significa: “¿qué coño pasa?”

–¡¡¡Iaiaieieiiaejeje!!!– Me respondieron, que viene a ser: “han estrenado la peli esa de los vascos y los catalanes”.

Sin dudarlo ni un momento, me subí a mi goitibera, el coche vasco, y me dirigí a los cines más cercanos para ver la secuela de Ocho apellidos vascos y velar por la correcta representación de nuestra cultura.

El principio no fue nada desalentador. Un anuncio de Infojobs rezaba “ahora el trabajo te encuentra a ti”. He de admitir que con esa broma me reí a mandíbula batiente, pero luego pusieron la película y la cosa fue decayendo, los siguientes chistes no estaban al mismo nivel. Esto se debe a que el humor de esta peli se basa en un 80% en el famoso Teorema de Los Serrano.

Esta teoría fue formulada por el célebre científico Antonio Resines, que demostró que confundir unas palabras con otras y/o pronunciar algo mal como un cateto siempre tiene gracia. Aquí tenéis varios ejemplos:

–¿Eso es vintage?

–No, son tirantes.

–¿Dónde los compraste?

–En Londres, cerca del Big Bang.

–Ten cuidado con los mozos de las cuadras que son la kale barroca catalana… etc, etc, etc.

Como necesitaban una excusa para unir todos estos chistes, la película también tiene una especie de trama. Todo empieza con Rafa, que ha dejado a su novia vasca y ha vuelto a Sevilla. Allí le visita Koldo, el padre de su ex, que le cuenta que su hija va a casarse esa misma semana con un catalán. Rafa quiere impedirlo y convence a Koldo para que le lleve a la boda. Él obviamente acepta, porque lo mejor que puede hacer un padre el día de la boda de su hija es presentarse allí con un imbécil para que lo eche todo a perder. A priori esta decisión no tiene mucho sentido, pero es comprensible que los vascos no sepamos gran cosa de paternidad, ya que abandonamos a nuestros hijos en los bosques para que los críen los lobos.

OCHO-APELLIDOS-CATALANES5

A partir de aquí todo está más cantado que una peli de Disney. Cuidado, que vienen SPOILERS, pero de los flojitos.

Diego y Fiti… quiero decir, Rafa y Koldo, llegan a Cataluña y se encuentran con que Amaia tiene dudas respecto a su compromiso, y además, oh, avatares del destino, resulta que hay una gran tensión sexual entre la organizadora de la boda y el novio. ¡Ai, ama! Cómo acabará todo esto, ni el final de Perdidos generó tanta expectación.

Seamos positivos, por lo menos aún les queda el asunto de la independencia. Seguro que lo pueden tratar de forma inteligente, hacer algo polémico… ¡Pues no! La única referencia al tema es una trama en la que convencen a la abuela del novio de que Cataluña ya no es parte de España desde hace tiempo, en plan Good Bye, Lenin, pero en cutre.  Esto, que ya de por sí es bastante inverosímil, porque aunque la mujer no salga de su masía, tiene tele, periódicos y se relaciona con otros seres humanos, acaba en nada. La película debería haberse llamado Ocho apellidos vascos 2, porque los chistes sobre Cataluña escasean.

Este es mi principal problema con Ocho apellidos catalanes, podrían haber intentado reflexionar sobre la diversidad o la situación política del país y no quedarse solo en los tópicos de siempre y la comedia tonta. Puede que la primera parte no fuese un peliculón, pero si que era fresca y atrevida. En la secuela han preferido tomar la vía fácil y usar el Teorema de Los Serrano para llevarse la pasta sin ningún esfuerzo, porque la peli va a ser un éxito sí o sí.

Espero que disfrutéis de la película, yo estaré encerrado en mi cabaña, viendo reposiciones de Goenkale, y rezando para que esta moda de las pelis de vascos solo haya sido un sueño de Antonio Resines.

*Antes de todo, he de explicar que en realidad soy navarro, pero en esta crítica haré el papel de vasco en favor de la vis cómica. Los navarros no tenemos tópicos propios, así que compartimos algunos con los vascos, somos como una versión light de ellos. Solo podemos levantar piedras de cien kilos, pero por otra parte de vez en cuando hasta ligamos. Esto no se aplica en mi caso porque soy guionista y, como ya sabréis, todos los guionistas somos vírgenes.
Anuncios

14 comments

  1. Como vasco, ¿no estás aburrido ya de esto? y de la serie Allí abajo? que cansinos!!! aunque confieso que con la primera Ocho apellidos vascos, cuando Dani Rovira fue a la sidrería, me sentí muy identificada jajaja. Soy andaluza pero de padre vasco y me acabo de casar con un vasco así que imagínate la de bromas ya, que coñazo. Esta segunda parte tiene muy mala pinta, sobre todo por Berto Romero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, no pasa nada, aún así me siento identificado con muchos de los chistes de la película, y la verdad que estoy un poco harto de estas pelis y series, ninguna aporta nada nuevo, son más de lo mismo. En la critica solo spoileo hasta el minuto 20 de película, y créeme, reventarla es difícil porque todo lo que pasa se ve venir de lejos. Espero tu opinión cuando ya la hayas visto 🙂

      Me gusta

  2. Te quería gritar mi comentario pero, claro, los andaluces no tenemos tan buenos pulmones y creo que desde Navarra no me estás oyendo.

    Que si, que la peli es muy chusca y que ya estamos muy cansados de los tópicos pero que si dan para un crítica tan graciosa como la tuya pues como que merece la pena.

    (Espera un momento… ¿Los graciosos no somos los andaluces??!)

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Illo, illo, illo! Que se nos han mezclao los tópicos. Con tantas pelis de estas no me extraña, a este paso no vamos a saber si somos vascoluces, andalanes, o qué se yo… Gracias por tu comentario, la verdad es que la película daba para hacer muchos chistes. En otras críticas lo tengo más difícil.

      Me gusta

  3. Creo que la mayoría de personas coincidimos y tenemos la misma opinión sobre esta película xD Y eso que yo soy de risa fácil con los chistes malos eh? Pero la verdad es que tiene tela la película…

    Me gusta

      1. Yo creo que en taquilla arrasa por que atrae a bastante público que no suele ir al cine, al que ya enganchó con “8 apellidos catalanes”.
        Pero en fin, también depende mucho de los gustos y de lo que busquen las personas al ver una peli 😉

        Le gusta a 1 persona

  4. Es decir, que cuando hacen pelis de vascos sí se pueden meter con ETA y con los catalanes no se pueden meter con la independencia a tope. Que no, que hay que meterse con todo al 100%. ¿Qué pasa? ¿Que no hay huevos a meterse con lo pesaos que son los catalanes por estar en las noticias a todas horas?

    Chorradas aparte. La primera no me hizo mucha gracia salvo por los vascos y prefiero mil veces cualquier episodio malo de Vaya Semanita. Esta no pensaba verla pero tenía mis dudas. Aclaradas están. Muchas gracias 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s